Puntos de Coincidencia entre: Lógica, Teoría del Conocimiento y Didáctica.

Dr. Pablo María Hernández

Si partimos de la idea de cómo se produce el conocimiento en el individuo, podremos observar  con suma claridad que el mismo constituye un proceso que abarca, la sensación, la percepción, la representación y obviamente el lenguaje que es el modo de expresar lo conocido; pero ese proceso podremos lograr lo que se denomina grado sensorial del conocimiento que  se produce cuando los objetos, fenómenos y cosas de la realidad del mundo circundante  se reflejan en la mente del individuo en forma de imágenes e ideas de ellas, o cuando reproducimos en nuestra mente esos objetos, fenómenos y cosas del mundo de la realidad.

Resulta axiomático afirmar que dadas esas condiciones en la construcción del conocimiento, necesariamente tienen que existir objetivamente por un lado el sujeto cognoscente y por otro, los objetos reflejados para concretar las ideas que de ellos nos formamos, y que ambos se pongan en contacto.  De ahí que en el conocimiento científico, las categorías de lo lógico y lo histórico aparecen necesariamente conexionadas, dado que no pueden existir las ideas (reflejos) de las cosas, sin que éstas (las cosas) existan de manera objetiva.

En la teoría didáctica del aprendizaje sucede que se tienen que dar también un contacto, pero no sólo de los sujetos y los objetos del mundo de la realidad, sino más bien entre el sujeto que enseña, los bienes culturales que se enseñan y los sujetos que deben aprender, lo planificado por el maestro o facilitador.

La transmisión y adquisición de los conocimientos constituyen los productos de esa dualidad maestro-alumnos, el desarrollo de la formación de la capacidad, de percepción y observación, la formación de conceptos y juicios generales, el desarrollo del pensamiento; el desarrollo del poder imaginativo, el desarrollo de las habilidades prácticas constituyen los principales problemas en el aprendizaje didáctico.

Primeramente se presentarán aquellos problemas didácticos concernientes a la formación de las ideas, pues todo conocimiento humano tiene su base en ideas vivas y concretas y solo de ese modo pueden ser útiles al hombre y la mujer.

 “…En la clase es necesario, en primer término transmitir a los alumnos, ideas concretas vivas, sobre la verdad y los objetos concretos.  El maestro solamente puede exigir un trabajo imaginativo o pasar a la adquisición de un nuevo conocimiento, cuando los alumnos hayan adquirido una idea viva y concreta clara y profunda del conocimiento ofrecido anteriormente.  La solución del problema, es decir, la manera de cómo transmitirla y los alumnos adquieren ideas concretas y suficientes, es de suma importancia para el maestro[1]”.

 La multiplicidad de los seres, objetos y fenómenos del universo, sus formas de relacionarse y de manifestarse constituyen los verdaderos hechos.  El reflejo de esos hechos en la conciencia del hombre tiene como base la percepción sensible (los objetos) y se manifiesta en la forma de ideas concretas.  “Si el alumno ha reproducido los hechos concretos y al mismo tiempo lo ha descrito en forma correcta oralmente, decimos que posee el conocimiento de los hechos, es una parte fundamental del conocimiento.

Las características generales de los objetos y procesos, sus relaciones generales, perdurables, causales entre objetos y procesos, se reflejan en la conciencia del sujeto  en forma de ideas y juicios generales.  En el proceso de formación de estas ideas (conceptos) y juicios generales, intervienen el análisis y la síntesis, la inducción y la deducción.  Si el alumno ha formado en su conciencia ideas verdaderas y juicios correctos, si es capaz de exponer esas ideas y esos juicios con palabras correctas decimos que posee el conocimiento que ha aprendido.

El término “conocimiento” se usa para resumir, el entendimiento de hechos y la comprensión o procedencia general.

La observación y la imaginación pues constituyen dos formas del hombre para obtener el conocimiento.  La observación puede hacerse de manera directa a los objetos, a través del experimento que se llevan a cabo mediante el uso de la nueva tecnología del conocimiento y de la información y obviamente a través de las técnicas pedagógicas y las innovaciones metodológicas, y el uso de otros recursos  materiales llevados al aula, o por medio de del uso de internet, videoconferencias, películas, fotografías, etc. Así como el uso de libros, revistas científicas y las sabias experiencias de los expertos de áreas  l

 Bibliografía

1 Dinnik y otros- Historia de la Filosofía- Ciencias E. y Sociales-Ed. Grijalbo-México 1966

2’-F. V- Constantinov-  Fundamentos de Filosofia Marxista Ed. Grijalbo México D. F.

3-Platón, La Republica y los Diálogos Depósito legal M-120-26-200 Edymat Libros.

4-  PV Kopnin- Lógica Dialéctica Ed. Grijalbo México D.F.

5- Avelino García Andrés- Lógica Formal- Ed. Universitaria UASD 2002.

7- Gorky, Tavans- La Lógica Formal.

8- Villal pando. José Manuel- Didáctica de la filosofía  México, DF 1971.

9- Hernández, Pablo María- Didáctica de la Filosofía  Ed. Universitaria- UASD- 2007.

10-Hernandez, Pablo María -Metodología de la Investigación Científica. Ed. 9 de octubre Sto. Dgo. D.N. 1998

11- Hernández, Pablo María- Guía para Tesis y Monografía- Impresora Goris Santo Domingo, D.N. 2008.

12- Hernández, Pablo María y Solano, Alejandro- Ciencia, Tecnología y Educación Superior- Ed. Universitaria, UASD 2007.

13- Aristóteles- La Política Deposito Legal- M-16040-1962 Espasa-Calpe S.A. Madrid, 1963.

14- Eli de Gortari- Lógica General- Ed. Grijalbo, DF México 1965.

15- Stocker- Principios de Didáctica Moderna- Kapeluz- 1976.

16 Tarpy Roger M.- Aprendizaje, Teoría e Investigación Contemporáneas- Mac Grawhill- Impresora España, 1999.

La Acreditación de la Educación Superior

Algunos analistas han intentado identificar los factores asociados al creciente interés evidenciado, en los más diversos países del mundo, por desarrollar, poner en práctica y perfeccionar mecanismos de acreditación de la educación superior.

 Si bien las circunstancias específicas varían de un país a otro, existe un alto grado de coincidencia en señalar como las más significativas aquellas asociadas al crecimiento y diversificación de la educación superior, la introducción de elementos de competencia, la lógica del mercado en el sector y los requerimientos  necesarios de la globalización  y en especial, a la coincidencia de los los planes y programas de estudios . El Khawas, 1998; Thunez .

Defensores de esta posición destacan, además, que estos factores producen  insatisfacción de las autoridades públicas y el sector privado, relacionada con la capacidad de respuesta de la educación superior a las necesidades sociales y económicas , pues perciben  que, en ausencia de mecanismos que aseguren y promuevan la calidad, de las instituciones haciéndose complaciente con esas eventuales deficiencias o limitaciones .

A pesar de que en muchos casos las iniciativas tendientes a establecer Mecanismos de aseguramiento de la calidad han debido enfrentar la resistencia de los académicos, existe un consenso cada vez mayor –resultado de negociaciones entre las autoridades públicas y académicas en que las primeras reconocen y valoran el compromiso de las instituciones de educación superior con los procesos de mejoramiento continuo impulsados por los nuevos sistemas, y las segundas aprecian el hecho de que dichos sistemas incentivan y promueven cambios necesarios pero difíciles de abordar en el marco cultural habitual de la educación superior. Middlehurst y Woodhourse

En el plano internacional existe  un interesante análisis acerca de la forma en que distintos países han abordado el tema es el que se desprende de una investigación del Instituto Internacional de Planificación Educacional de la UNESCO, dirigido por el Profesor Bikas C. Sanyal4.

Y resulta muy significativo el que siendo el foco del estudio un análisis de los mecanismos de gestión de la educación superior –tanto a nivel de sistema como en las instituciones– la forma de abordar el tema sea precisamente los mecanismos de regulación y, en particular, las estrategias de acreditación utilizadas por los distintos gobiernos. Mediante el análisis de casos concretos en Africa, Asia, América Latina, América del Norte, Europa y Oceanía, el Profesor Sanyal muestra una amplia gama, que clasifica en cuatro categorías principales:

1ª. Países que se distinguen por el desarrollo de estrategias de autorregulación y accountability, donde los sistemas de educación superior están sometidos a“procesos informados y periódicos, orientados a ajustar el desempeño del sistema, las instituciones, los programas o procedimientos a las expectativas –estándares, normas– definidas por el regulador a la luz de una evaluación formativa o sumativa”5. Las instituciones son esencialmente autónomas, pero operan en un marco que les exige dar cuenta pública de su gestión. Estos países son, Estados Unidos, con un mayor uso de incentivos de mercado, y una regulación estatal relativamente liviana; y Holanda, Bélgica, Canadá, Australia, Nueva Zelandia y el Reino Unido, donde los respectivos gobiernos nacionales son actores centrales en la orientación del sistema, ya sea mediante mecanismos de financiamiento o de control de calidad se  observa que la relación  entre el gobierno nacional y las instituciones de educación superior es resultado de procesos de su  evolución.

En casos como el del Reino Unido, se parte de una situación de gran autonomía institucional que evoluciona hacia un mayor control por parte del Estado, mientras que en Holanda, se trata de un proceso de descentralización a partir de un control estatal acentuado.

 2ª. Países cuyos gobiernos han iniciado un proceso de descentralización, y se han desarrollado algunos aspectos en esta dirección con la cooperación de las instituciones de educación superior. El ejemplo más claro lo constituyen los países escandinavos, caracterizados por un alto grado de centralización, donde decisiones como los sistemas de admisión, el currículo u otros aspectos se adoptan a nivel gubernamental, pero que se encuentran en transición gradual hacia la autonomía institucional y un mayor compromiso con la autorregulación.  Singapur, Filipinas o Nigeria podrían quedar en esta categoría, pero sus procesos de cambio son demasiado recientes como para evaluar su avance.

3ª. Países en que sus gobiernos han anunciado cambios de política orientados hacia el desarrollo de estrategias de evaluación, planificación estratégica o mayor autonomía institucional, los que se encuentran con condicionantes culturales o de otro tipo que dificultan su implementación. Caso los países de  Europa Oriental, enfrentados a la necesidad de modificar drásticamente susestrategias de gestión pero sin contar con los recursos humanos, materiales o institucionales que les permitan avanzar en la dirección deseada.

En esta categoría se incluyen  los países de América Latina y Centroamérica, donde la masificación de la educación superior, asociada en muchos casos a un descenso de la calidad, la burocratización de las instituciones públicas y las bajas remuneraciones de los académicos, unidos al peso de las asociaciones estudiantiles y académicas hace necesario introducir cambios importantes en la gestión del sistema.Se  destaca los intentos de establecer sistemas de evaluación y acreditación, sobre todo en Chile, Colombia, Argentina, México y Brasil.

4ª. Países que se caracterizan por un alto grado de control y planificación Centralizados como los Estados Arabes, países Sudafricanos,varios asiáticos y en la mayoría de Europa Central: Francia, Italia, Alemania o Austria. Pese a su  la larga tradición de  centralización .

 La principal conclusión a que arriba el estudio es que existe unatendencia clara hacia la autorregulación y el desarrollo de medidas de accountability por parte del Estado, expresadas en el desarrollo de mecanismos de aseguramiento de la calidad y acreditación pública.

Tendencia que  se aprecia en países con una larga tradición de autonomía institucional –donde las instituciones de educación superior se ven crecientemente sometidas a regulaciones de carácter público– como en sistemas centralizados y altamente controlados por el Estado.

Un análisis más detallado de las experiencias europeas (Thune, 1998) muestra que, a pesar de las diferencias de enfoque global en cuanto a la regulación a que se ha hecho referencia más arriba, prácticamente todos los países de la Unión Europea han asignado una prioridad alta al desarrollo de la evaluación y aseguramiento de la calidad de la educación superior, prioridad que se expresa en la creación o apoyo a agencias nacionales de acreditación, impulsadas en la gran mayoría de los casos por los respectivos gobiernos.

Esa es, probablemente, una de las razones por las que, en muchos casos, los mecanismos de acreditación son vistos como una forma de promover cambiosnecesarios para adecuar la educación superior a los nuevos requerimientos del desarrollo económico, tecnológico y productivo. Los cambios en el modo de producción del conocimiento –crecientemente generado en un contexto de aplicación, orientado a resolver problemas complejos, de carácter transdisciplinario, capaz de desarrollarse en una variedad de contextos organizacionales– ha hecho indispensable desarrollar nuevos mecanismos de evaluación o control de calidad. En muchos casos, los sistemas de acreditación, enfocados hacia la evaluación de resultados en el marco de las propias definiciones de las instituciones de educación superior, abren espacios de innovación difíciles de lograr cuando la calidad se define internamente, o cuando mucho, por el juicio de pares seleccionados en función de sus contribuciones previas al desarrollo de la respectiva disciplina.

Dificultad para la implementación de la acreditación en los países de América Latina y el Caribe

La implementación de un programa que permita a estos países poner en practica un proceso de acreditación que le facilite la normal movilidad a estudiantes y profesores y profesionales en general, encuentra su mayor obstáculo en el diseño de sus respectivos modelos curriculares tomando como centro sus planes y programas de estudios cuyos contenidos resultan totalmente divorciados uno de otro de forma tan radical que inclusive en las universidades de un mismo país se dificulta llevar a cabo una convalecían ,una revalida y una equivalencia de titulo o certificado.

Esto ocurre independientemente de los acuerdos y convenios que existen en esas instituciones. En tal virtud somos de la opinión de que los ministerios de educación superior en este caso, orienten y coordinen en la planificación de  esas  instituciones ofertas curriculares cuyos contenidos coincidan en por lo menos un 60% además de que los recursos y estrategias mitológicas , tecnologías aplicadas ,y competencia de sus docentes respondan a las pertinencias exigidas por las organizaciones internacionales con competencia para ello.

No se puede seguir hablando de avances tecnológicos ,ni mucho menos una sociedad globalizada ,de tecnologías del conocimiento y sociedad de la información de un  mundo que ha roto las fronteras si todavía enclaustrado en la patria chica de mi universidad ,con obstáculos insalvables para ingresar de una de esas instituciones a otra ,dentro afuera del país.

Estamos en el ineludible deber de planificar y desarrollar ofertas curriculares que por el nivel de su calidad y aseguren la competencia de sus productos para el desempeño  las sus funciones de la carrera para la que fue formado.

Bibliografía

El Khawas, E., Quality Assurance in Higher Education: Recent Trends, Challenges Ahead, papel commissioned by the World Bank for the UNESCO World Conference on HE, Paris, 1998. Thune,

Evaluation of European Higher Education: A Status Report, Centre for Quality Assurance and Evaluation of Higher Education, Denmark, 1998. Middlehurst, R. and Woodhouse, D., Coherent

Systems for External Quality Assurance, Quality in Higher Education, Vol. 1, No. 3, U.K.,1995.

Lenn, M., Quality Assurance, Higher Education and the Professions, in The Globalization of Higher Education and the Professions: the Case of North America, The Center for QA

International Education, NCHE, Washington DC, 1994. 3 Op. Cit. 2 .

Bikas C. Sanyal, Innovations in University Management, UNESCO, 199 Kells, H.R., Self Regulation in Higher Education, Jessica Kingsley, London, 1992.

Gibbons, M., Higher Education Relevance in the 21st Century, Association of Commonwealth Universities, mimeo, 1998.

Bernasconi, A. Posibilidades y límites de la información pública como estrategia para mejorar la calidad de las instituciones de educación superior, Harvard Universito, mineo CONSULTADO

Consultado. Trabajo de

María José Lemaitre del Campo sobre, Acreditación de La Educación Superior tendencia actual y desafío futuro

Bajado de internet

 

Educación Ética y Moral

La educación como desarrollo integral del
Individuo abarca el estudio y transformación de los principios y valores éticos y morales que conforman  la conciencia ética y moral de los individuos y fundamentan su comportamiento correcto conforme el tipo de sociedad donde vive.

Por lo que la ética y la moral constituyen una disciplina filosófica de carácter normativo, teórico y práctico, abarca un conjunto de normas, principios y reglas históricamente conformadas y sirviendo  de orientación y guía a los seres humanos en su forma de actuar frente a la sociedad, el entorno, al Estado y en fin frente a todo el conglomerado social.

En este sentido debemos comprender que las leyes, normas y reglas morales no son universalmente válidas para todos los modelos sociales cuyas ideologías son muchas veces diametralmente distintas y contradictorias, pues las mismas se fundamentan en los principios filosóficos de la estructura social a lo que le sirven de soporte.

Esto significa que un comportamiento moral en una determinada sociedad puede ser buenos mientras que en otra no resulta lo mismo pudiéndose considerar hasta violatoria a las normas culturales de la misma, v.g.,en los estados ciudad griegas de Esparta y Atenas las normas filosóficas educativas eran en lo esencial eran  diferentes y lo mismo ocurre en los Estados Unidos de Norteamérica profundizándose  cada vez mas en los países de ideologías contrarias.

El Acto Educativo y la Moral

En el acto educativo intervienen las categorías: maestro, alumnos, contenidos curriculares, métodos, técnicas, procedimientos, medios y recursos, pero en el proceso que involucra el aprendizaje, las personalidades del maestro y el alumno están fuertemente condicionados por instituciones que actúan sobre ellos directamente: la familia, la escuela, el Estado, la sociedad, las  iglesias.

El maestro dadas sus funciones debe ser un auténtico guardián moral de la sociedad y debe velar por el predominio de los valores positivos que contribuyen al reconocimiento de la dignidad humana y dado que la pedagogía (ciencia de la educación)constituye la más dialéctica de las ciencias, en función de que las transformaciones y conflictos que se producen en los demás deben ser asimilados para ajustarlos en los programas que enseñan en su compromiso con las proyecciones de los futuros técnicos profesionales especialistas e investigadores, lo que constituye en estos momentos el principal reto para el maestro de frente a los avances vertiginosos logrados por la ciencia ,la tecnología  la innovaciones  metodologiítas y procedimientos ya que debe  dar respuesta  eficiente a los nuevos paradigmas, acorde con los lineamientos trazados por la ultima revolución científica y de las nuevas tecnologías del conocimiento y la información.

 En fin. el maestro debe estar consciente de las transformaciones dialéctica  del  mundo  y los cambios que se operan en cada una de las áreas de la realidad por lo que también la moral sufre modificaciones, para hacer inteligible la conducta  de la juventud que demanda su atención en su rol eficiente y eficaz de orientador y guía.

 Para tales propósitos, se deben observar los principios y normas que siguen..

 

 

Principios:                                                Normas Morales

 1-Solidaridad                                       Ofrecer ayudas a los Semejantes que las Necesitan.

 2-Colectividad                                     Fomentar la integración  de los alumnos a Grupos de                                                                                estudios,  con  disposición  y de otra índole.

3-Honestidad                                       Reconocer  los méritos y virtudes de los Demás y aceptar                                                                        la Verdad, aunque no le sea grata y conveniente.

4-Disciplina:                                         Organizar las actividades  Educativas y cumplir con las                                                                           disposiciones Dictadas  para el logro de los objetivos                                                                                 Programados.

5-Responsabilidad                           Cumplir con los deberes y  Obligaciones propias de los                                                                              roles sociales de los agentes educativos.

6-Autoridad                                          Garantizar el cumplimiento de las reglas que                                                                                                 Establecen las Instituciones, no vacilar en imponer las                                                                           sanciones necesarias y en otorgar los Reconocimientos                                                                           debidos.

7-Justicia                                              Aplicar la autoridad con Equidad y sin distinción  a todos.

8-Lealtad                                              Identificarse, con su trabajo,  sus colegas y amigos y la                                                                           Comunidad en las buenas y en las malas.

 9-Felicidad                                          Además de la identificación con el grupo procurar la                                                                                 unidad del mismo y defender la colectividad en cualquier                                                                     circunstancia.

10-Integridad                                    El maestro educador en todo Momento ,debe  reconocer                                                                         la necesidad de prepararse intelectualmente cada                                                                                     vez más  es una norma moral de primer orden.

 

La educación moral trata de conseguir un ajuste de la conducta a del ser  humano conforme determinadas normas de valores o preceptos morales, la misma se dirige a la voluntad que es lo más interior lo más profundamente subjetiva del ser humano, aunque no se identifica con la educación de ella, puesto que implica además la posesión de juicio prácticos o conciencia moral que ordene la actuación de esta.

 No debemos confundir la educación moral, con la enseñanza moral, ya que la primera constituye un fin y la segunda es solo un medio importante para el logro del fin.

Una conciencia moral no se logra con la enseñanza formal o no formal de la ética moral como disciplina curricular, pues  la misma es el resultado del comportamiento y las acciones del individuo en todas sus acciones de su vida. Por lo que podemos afirmar que se alcanza por todas sus acciones en el   régimen curricular de la escuela y fuera de la escuela.

Debe iniciarse desde los primeros años de vida del niño, puesto que este es al principio un ser intuitivo y útil que ignora las normas de conducta ética y de estimación de valores: Adopta una postura correcta por imitación del adulto.

 y va observando y conociendo lo que es bueno o lo que es malo, de acuerdo a las influencias que ejercen las acciones de sus modelos, guías y del entorno donde se desenvuelve.

Esto significa que en este proceso psicológico del desarrollo, no se producen salto dialéctico sino que está regida por la ley del desarrollo gradual y continuo. Es un período en que los gestos de aprobación (bien) o desaprobación (mal) de los adultos van perfilando en ellos la gran importancia porque creando en ellos los fundamentos morales de su conducta.

Esta educación comienza en la familia (hogar) continúa en la escuela y luego las normas vienen dadas por el maestro en quien se encarnan a los ojos del niño, la autoridad de los padres de los de la  sociedad entera y hasta la autoridad divina. Considera buenos o malos los actos según gusten o no a su maestro  el cual representa para el niño la regla moral (modelo) conducta heterónoma que en forma lenta ha de transformarse en autónoma a pena de que privando el alumno del desarrollo de su conciencia moral y sumergida en un complejo de inferioridad, pueda convertirse en un conformista.

 En fin, la conciencia moral del individuo no se desarrolla simplemente con la enseñanza de deberes que tal vez suscite una buena atención, o sea admite a solo externamente, sino que lo más efectivo es suministrar un amplio conocimiento de la vida, ofreciendo posibilidades de defender la fuerza interior frente a los estímulos del mundo externo ayudando a la formación del carácter y la personalidad, estimular la autoeducación didáctica de lo moral.

Esto explica la responsabilidad ineludible del papel que desempeña el maestro en su rol de: orientador, guía y modelo. (Ejemplo) no solo frente al alumno en la escuela si no en todo en el entorno social donde le toca desenvolverse ya la sociedad en general.

No obstante lo anterior la formación y la educación de los individuos desde el punto de vista ético y moral debe desempeñar un lugar importante la formación de la conciencia moral para lo que maestros y alumnos deben  transparentar los conceptos bien ,mal virtud felicidad y diferenciarlos de lo que es,.lo bueno, lo malo, y el placer ,toda vez que mientras los primeros tienen un carácter genera y esencial los segundos son subjetivos y fenoménicos ,esto significa que lo bueno no es siempre el bien, Ni lo malo  es siempre y en toda parte malo.

La conciencia moral debe formarse a todo lo largo de la vida en sociedad, lo que se refleja en un comportamiento y una conducta ajustada a las normas, principios y leyes de la ética.

Y la moral y las leyes de la naturaleza que constituyen  fundamento dialéctico de las leyes sáciales.

UASD publica obra “Parte de mi Historia” de Pablo María Hernández

CBD89D88-710B-4296-B7ED-6E4EF7062A74.jpg__209__400__CROPz0x209y400

UASD publica obra “Parte de mi Historia” de Pablo María Hernández

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) puso en circulación el libro “Parte de mi historia”, del académico Pablo María Hernández Disla, en la Biblioteca Pedro Mir de esta institución docente.

El acto fue encabezado por la vicerrectora Administrativa, maestra Maritza Camacho, quien habló en representación del rector, doctor Franklin García Fermín; y el obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, monseñor Jesús Moya, el cual narró parte de la vida del autor durante la ceremonia.

También habló el director de la Escuela de Filosofía, profesor Francisco Acosta, sobre la vida académica del autor y luego Hernández Disla, expresando las gracias a los invitados por la asistencia al acto.

Estuvieron presentes, además, los ex-rectores Miguel Rosado y Roberto Reyna; el secretario general, doctor Juan Medina; el decano de la facultad de Humanidades, licenciado Rafael Morla; y el decano de Ciencias Económicas y Sociales, licenciado Juan Antonio Cerda Luna.

El libro número 22 de Hernández Disla narra, como dice el título de la obra, parte de su historia desde los primeros años hasta la actualidad, dándole mayor importancia a la formación hogareña, a su familia y a su vida académica, como ejes motores de su existencia hasta el presente.

Sus obras anteriores están relacionadas con las ciencias sociales, específicamente en el área de la pedagogía, la filosofía, la investigación y la planificación, entre otras.

En un pasaje de su obra, Hernández Disla expresa que “los pobres también pueden, si se arman de valor, coraje y firme convicción para enfrentar la pobreza material y espiritual, a través del instrumento de la escuela, arma de que podemos disponer para combatir, ganarle la guerra al flagelo de la pobreza creadora de diferencias abismales entre los seres humanos”.